¿De verdad quieres ser emprendedor?

Exito¿De verdad quieres ser emprendedor?

Pero, ¿Porqué? ¿Cuántos emprendedores de éxito conoces?

Mira a tu alrededor a tu entorno más próximo y luego vas ampliándolo a amigos y conocidos que has tenido a lo largo de tu vida y trata de encontrar a alguien que su vida haya sido realmente exitosa en cuanto a conseguir dinero.

Nos estamos refiriendo a emprendedores que han conseguido alcanzar un éxito duradero en el tiempo. En lenguaje común, que ganan unos cientos de miles de euros cada año. Sí, de esos que una vez han conseguido lo que deseaban, se han mantenido en el tiempo.

No me estoy refiriendo a ganar unos cuantos miles de euros durante un periodo de tiempo limitado.

Y muy importante que no se hayan vuelto unos obsesos del dinero, unos dependientes de la acumulación de dinero, en palabras simples unos verdaderos egoístas, codiciosos y tacaños.

Porque seguir trabajando para acumular dinero que nunca te vas a gastar en esta vida es ser un verdadero idiota y no comprender nada de porque estas vivo.

En fin, se ha hablado mucho del fracaso del emprendedor pero pocas veces se ha explicado que ocurre cuando un emprendedor tiene verdadero éxito. Es decir, pasa de golpe a ganar cientos de miles de euros al año.

En primer lugar, cuando se habla de dinero ganado, se debe concretar si se trata de un neto o de un bruto. Si lo ganado es antes de impuestos o después de impuestos.

Porque por ejemplo, en España del 35% al 56% se lo lleva directamente el Estado. En Francia puede llegar a más del 70%. Y claro, si eres un emprendedor de éxito se supone que estarás cerca del 56% en España y del 70% en Francia.

O sea que para ti, del pastel que tú has conseguido con mucho esfuerzo, solo te queda un 44%. Y de ese 44% de la parte que gastes tendrás que pagar otro 21% en concepto del IVA.

Pero bueno, sí, después de liquidar los impuestos, hemos logrado alcanzar nuestros deseos. Ganar cientos de miles de euros netos al año.

Fantástico. ¿Y qué ocurre entonces?

Mira algo muy fácil que debes saber. AHORA todos saben que TÚ tienes.

Y como TÚ tienes, todos van a intentar que dejes de tener.

¿Y qué tienes? Varios de cientos de miles de euros. Apetecible ¿verdad?

Vamos allá. Mira lo que puede ocurrir, poco más o poco menos.

1) Que sepas que el 21 % (para hacerlo fácil) de tu consumo va para impuestos. Si, de ese 44% que te queda del resultado que has conseguido, la parte que consumas, y vas a consumir mucho, porque tienes mucho, va para el Estado.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! El Estado se lleva directamente su parte.

2) Un día llaman al timbre de tu oficina, y mira, por casualidad tú abres la puerta y aparecen tres señores muy bien vestidos y amables y dicen: “buenos días, somos de Hacienda”. ¡Glup! Un escalofrió recorre todo tu cuerpo aumentado en varios grados su temperatura. Bien, se trata de colaborar y ser simpático. ¿Verdad?

Porque ya sabes por experiencia que cuando te para un Policía de Tráfico y te pones “flamenco” por decirlo de alguna manera, no te cae una multa de tráfico sino varias. Pues te imaginas que con Hacienda puede ocurrir lo mismo.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Se lleva otra parte, porque nos dicen, a pesar de todos los asesores y gestores que teníamos contratado y pagábamos religiosamente año tras año, que había algún criterio que no habíamos aplicado bien…

3) Aprendimos que una buena estrategia era la de diversificar. No pongas todos los garbanzos en el mismo cesto. Vale, pues diversifiquemos. Una cosa que no sabía y que aprendí es que si quieres diversificar con varios negocios también debes aprender a delegar. Y bueno el momento que escogimos fue ideal, si, para aplicar las Leyes de Murphy. Por cierto en plena crisis.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Se llevan su parte porque cuando diversifiques en nuevos negocios elige a buenos socios.

4) ¿Y qué haces con el dinero que no usas? En la Facultad de Económicas me enseñaron que no se debía tener saldos de dinero en cuentas sin remunerar. No se podía tener el dinero quieto. Vale, ¿lo mantuvimos quietecito? No, claro que no. Se tiene que buscar mayor rentabilidad. Y para obtener mayor rentabilidad de los recursos financieros que no necesitas, ahí está la Bolsa de Valores.

Haces tus correspondientes seminarios y cursillos, contratas a una buena plataforma y sin darte cuenta y te conviertes en tu propio bróker.

Aquí podríamos repetir la misma pregunta del inicio, ahora, aplicada a la inversión en valores de renta variable. ¿Cuántos inversores conoces que hayan conseguido mucho dinero invirtiendo en la Bolsa de Valores? ¿Muchos? ¿Pocos? Pues eso.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Se lleva su parte, como decía una famoso Broker que opera en la Bolsa de Wall Street: los brokers nos peleamos cada día en conseguir el dinero de los novatos que llegan a la Bolsa.

5) Sabías que hay que devolver a la sociedad lo que la sociedad te ha dado. ¡Verdad! Si lo sabes,…, aquí hay infinidad de formas y maneras de colaborar en fines sociales.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Aunque sea con fines sociales también se llevan su parte.

6) ¿Y con los amigos y familiares que ocurre? Se acercan a ti familiares y amigos que hacía largo tiempo que no sabías de ellos o ni conocías. Y casi todos ellos, por no decir todos, y de muy diversas formas, dispuestos a vender su alma a cambio de una parte de tu dinero.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Aunque se aprende rápido, siempre necesitas algún error para aprenderlo y ese error hace que también se lleven su parte.

7) ¿Y tus hijos? ¡Ahhhhh los hijos! Ellos son simples, hacen lo que te ven hacer a ti. Si tú, como padre has aumentado tu nivel de vida, no tengas ninguna duda que ellos también van a demandar su parte.

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! Se llevan también su parte y si tienes varios, ya sabes, multiplica por el número de hijos.

8) He dejado por último a tu espos@, a tu compañer@ y amig@ y si no tienes, no te preocupes que te aparecerán en todos los lugares que vayas. No quiero hacer sangre aquí, porque los casos conocidos y vividos son alucinantes.

Simplemente:

¡¡¡¡Zooooooommmmmmmmm…!!! La parte que se llevan es proporcional a la diferencia de edad entre los dos. A más joven más dinero se lleva.

Si algo me he dejado discúlpenme.

Después de todo, hay una pregunta que te haces: ¿Para ti que te queda? ¿Ha valido la pena?

Son unas respuestas largamente meditadas.

Queda el placer de haberlo hecho y de sentirte pleno y libre de seguir haciéndolo. Y dentro de ti, sabes que si lo has hecho una vez puedes repetirlo una y otra vez.

Pero hay que tener cuidado que el dinero no te haga su esclavo. Aunque no lo sepas, de forma inconsciente, pasa, y pasa, que dediques el resto de tu vida únicamente a defender lo que lograste una vez.

Y poco a poco, mientras el tiempo va pasando, vas fortificado tu castillo con paredes más y más gruesas, para que nadie entre a quitarte tu dinero.

Pero sin darte cuenta, te quedas dentro sin poder salir. Contando tu dinero y los días que te quedan de vida una y otra vez, con la finalidad de sentirte seguro y todo ello para saber si tendrás suficiente dinero para vivir la vida que te queda.

¿Y cómo vas a hacerlo?

El dinero aunque no lo desees se diluye por el solo hecho de tenerlo acumulado y además, nunca vas a saber cuál va a ser el momento en que vas a irte.

Ya sé lo que piensas. ¿Yo lo hubiera hecho diferente? ¿A mí no me hubieran “quitado” tanto dinero?

Seguro que es verdad, seguro que ahora sabes cómo hacerlo mejor. Pero para saberlo tienes que experimentarlo.

¿Sigues queriendo ser emprendedor?

Agradecido

Joan Molins

Para Empezar esta nueva etapa bájate GRATIS los Embudos de Venta y Modelos de Negocios Rentables Que Funcionan. Es un placer compartirlo contigo.

Los Secretos para Vender
Los Secretos para Vender

 

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *