¿Por qué fracasan tanto los emprendedores?

¿Por qué fracasan tanto los emprendedores?

A mediados del año 1.978 cuando estaba finalizando segundo de Ciencias Empresariales y se iba acercando el verano, la pregunta que me hacía era la siguiente:

“¿Qué voy hacer este verano para conseguir algunos ingresos?”

En los dos años anteriores había ido a la recogida del melocotón y este año no me apetecía mucho volver allí. En los últimos meses del curso siempre tenía en mente la misma pregunta que me repetía una y otra vez:

“Los ingresos del verano, ¿cómo los conseguirás, Joan?”

Y un día llego la intuición:

“Me voy a dedicar a asesorar y a ayudar a rellenar las Declaraciones de la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F.)”

Y es que 1978 fue precisamente el primer año en el que se instauró la obligación de presentar el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. Si, nuestro famoso IRPF.

Se había creado una necesidad nueva para muchas personas. Y yo estaba ahí para dar respuesta a esa nueva necesidad que aparecía en sus vidas.

¿Estaba capacitado para hacerlo? En la práctica no lo sabía todavía. Pero lo que sí sabía era que en la asignatura de Fiscal, acababa de aprender cómo hacerlo. Por eso no me planteé demasiado si estaba preparado o no lo estaba.

¿Y dónde iba a hacerlo? En mi casa. En la misma habitación en la que estudiaba.
¿Y cómo iba a conseguir los clientes?

Se me ocurrió un anuncio con el texto “Estudiante de Empresariales hace Declaraciones de la Renta” con mi dirección y mi teléfono. El fijo, porque aún no había móviles.

O sea que lo siguiente fue coger un folio, dividirlo en 4 partes iguales, escribir el anuncio en cada una de ellas, y hacer 1.000 fotocopias. Y ya tenía 4.000 panfletos con mi anuncio listos para ser repartidos en todos los buzones de las casas y bloques de pisos a mi alcance.

Resultado: Realicé algunas Declaraciones de la Renta. Ya podéis imaginaros el verano que pasé con los ingresos obtenidos por 3 semanas de trabajo. Pero al mismo tiempo, lo mejor fue que me sentí muy bien conmigo mismo, porque todas esas personas me habían valorado y habían confiado en mí.

Al cabo de ocho años fundé una Asesoría Fiscal y Contable y mis primeros clientes fueron los antiguos clientes de las Declaraciones de la Renta.

En aquel entonces no había cursos para aprender a ser emprendedor, aprendíamos haciendo.
Ahora en 2013 todo es mucho más complicado. Demasiada información, demasiados conceptos, demasiadas herramientas, ….. y demasiados fracasos.

¿Por qué hay tantos negocios que desaparecen al poco tiempo de abrir? El 97 % de los negocios fracasan. ¿Por qué?

  • Porque lo que funciona y gusta son las cosas simples y sencillas. Y ello requiere que seamos simples y sencillos. Y hoy somos todos demasiado complicados.
  • Porque creamos servicios, productos y procesos que NO podemos vender porque no son útiles, y la consecuencia es que nadie los quiere comprar.
  • Porque la mayoría de las veces NO invertimos nuestro dinero sino que invertimos el dinero de los demás: subvenciones, préstamos de bancos, préstamos o avales de nuestros familiares y amigos, y todo lo que podáis y queráis imaginar.
  • Porque aprendemos de los que NO hacen pero enseñan lo que creen que saben, y lo que les gustaría hacer, pero nunca han hecho.
  • Fracasamos porque buscamos nichos de mercado que no nos aportan nada en lo personal.
  • Emprendemos negocios que no nos gustan, ni nos interesan y casi ni deseamos hacerlos, pero los hacemos por una futura recompensa económica que normalmente nunca llega.

Para emprender tenemos que volver a hacer las cosas más simples. El proceso de crear un negocio siempre tiene los mismos pasos y esos pasos cuanto más sencillos mucho mejor.

  1. Sed de emprender: “Tengo ganas de cambiar, no me satisface la situación actual, quiero hacer algo más”.
  2. Consciente o inconscientemente nos preparamos para encontrar lo que vamos a hacer. Ello toma su tiempo.
  3. Un día nos llega través del pensamiento o de la intuición el conocimiento de un problema que sentimos que podemos ayudar a resolver.
  4. Y decidimos crear y desarrollar la solución al problema.
  5. Y armamos la estrategia para llevar nuestra solución al mercado. Básicamente se trata de:
    • Hacer un simple y sencillo modelo de negocio.
    • Marcar el precio de nuestra solución que haga que nos sintamos valorados.
    • Realizar una campaña publicitaria enfocada para dar a conocer nuestra solución.

   6.  Entonces, cerramos las ventas y controlamos que nuestra estrategia se vaya cumpliendo.

   7.   Y disfrutamos de los resultados.

Pues sí, siempre es lo mismo.

 

Agradecido

Joan Molins

Para Empezar esta nueva etapa bájate GRATIS los Embudos de Venta y Modelos de Negocios Rentables Que Funcionan. Es un placer compartirlo contigo.

Los Secretos para Vender
Ebook – Joan Molins

 

Comparte

Comentarios

    • jmolins dice

      Hola Radu, … Deseo que todo este bien para ti. Cuentáme un poco de ti, que has emprendido, porque seguro que algún negocio has hecho, … 🙂
      Saludos desde Girona
      Joan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *